Un homenaje a héroes anónimos

Premiados en Málaga de RCP. Fuente: AD

Premiados en Málaga de RCP. Fuente: AD

La Escuela de RCP del Colegio de Médicos de Málaga ha reconocido a las personas que contribuyen a salvar vidas, como Carmen Casares, monitora de natación, que asistió a un alumno que dentro de la piscina perdió el conocimiento.

Laura Pérez Torres

Laura Pérez Torres


9 de mayo de 2017, 18:00

El Colegio de Médicos de Málaga acogió este martes la primera edición de los Reconocimientos de la Escuela de RCP en la que se entregaron un total de 17 distinciones. Uno de ellos lo recibió Carmen Casares Tejada, monitoria de natación especializada en el deporte adaptado.

Tras siete años trabajando en el área de Accesibilidad del Ayuntamiento de Málaga, concretamente en la campaña de deporte adaptado ‘Da el relevo’, el pasado mes de octubre Carmen Casares pasó a forma parte del grupo de heroínas anónimas salvando la vida de uno de sus alumnos, que tras sufrir un ataque epiléctico mientras estaba nadando, perdió el conocimiento y se hundió.

“Me tiré y le salvamos la vida, aunque estuvo una semana en coma bastante mal; pero salió adelante y todo el mundo decía que era un milagro porque no le han quedado secuelas y está fenomenal”, explicó la homenajeada que subrayó que esa había sido “la única situación” en la que había tenido que ser primera interviniente y “la más grave”. “Para mí ha supuesto un antes y un después, ya miro el agua y la piscina de otra manera. Me ha creado más alerta y conciencia”, explicó Carmen Casares.

Por otro lado, también fue reconocida la labor del servicio de Deporte de la Universidad de Málaga (UMA) que todos los años acoge en su polideportivo el maratón de RCP que se organiza con motivo del Día Europeo de la Reanimación Cardiopulmonar, que en cada edición forma en técnicas básicas de RCP a unos 1.500 estudiantes. Recogió el reconocimiento el director de Deporte Universitario de la Universidad de Málaga, Pedro Montiel. También asistió al acto la concejala de Accesibilidad del Ayuntamiento malagueño, Francisca Bazalo, que agradeció la labor solidaria de estos “héroes anónimos”.

Según datos del Consejo Europeo de Resucitación Cardiopulmonar, un 80% de los fallecimientos por parada cardiorespiratoria tiene lugar en el domicilio del paciente y la mayoría son presenciados por familiares o amigos que, en el 80% de los casos, no realizan ninguna maniobra sobre el enfermo porque no desconocen cómo aplicar las técnicas de RCP.

Según datos de la citada entidad, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en España. En concreto, más de 70.000 personas sufren cada año un infarto agudo de miocardio, de las cuales alrededor de 30.000 mueren por parada cardiorrespiratoria antes de llegar al hospital: una cada 20-23 minutos, frecuencia 10 veces superior a la de los accidentes de tráfico.

Por este motivo, el presidente del Colegio de Médicos, doctor Juan José Sánchez Luque, destacó la labor realizada por la Escuela de RCP del Colegio de Médicos, que nació en el año 2011 con el objetivo de formar en técnicas de reanimación no sólo a médicos sino al máximo número de ciudadanos posibles.

Por su parte, el vicepresidente 2º del Colegio de Médicos de Málaga y director de la Escuela de RCP del Commálaga, doctor Andrés Buforn Galiana, recordó que “al igual que en todos los edificios públicos, restaurantes, cines… hay extintores, también debería haber desfibriladores semiautomáticos”.

La Escuela realiza una media de 25 cursos anuales, desde su puesta en marcha hace seis años, y ha participado activamente en eventos como el maratón de RCP que se organiza con motivo del Día Europeo de la Reanimación cardiopulmonar en octubre en el polideportivo UMA y que en 2016 contó con la asistencia de 1.500 estudiantes; la Semana Saludable y Cardioprotegida de Málaga, organizada por el Ayuntamiento de Málaga; o la Semana Santa Cardioasegurada, impulsada desde la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga.

Recomendar

Comentar