La selección española de waterpolo masculina cae en depresión

Fuente: @laliga4sports

Fuente: @laliga4sports

Los jugadores de Gabi Hernández han sufrido una nueva derrota ante Grecia en un partido donde Guillermo Molina ha tenido que tirar sólo del equipo español.

Javier Enrique García

Javier Enrique García


18 de agosto de 2016, 22:53

Una desilusión cuesta digerir unos cuantos días pero una derrota contra Serbia se necesita de mucho reposo y terapia. Los ‘guerreros’ del agua siguen con la mente puesta en ese partido y en las posibilidades que tenían de llegar a lo más alto. Estaban jugando a un gran nivel durante todos los Juegos y eran conscientes de que en Río les llegaría su oportunidad. El partido de hoy contra Grecia ha sido un auténtico carrusel de caras apáticas y desilusionadas que han brindado la victoria a los griegos por un claro 9-7.

Los griegos comenzaron el partido con unas cuantas marchas más que España y se ha notado en la intensidad de ambos conjuntos. Apoyados por un Flekgas descomunal que paró absolutamente todo con un 80% de efectividad, los helenos comandaron todo el encuentro por delante y sin la necesidad de subir la intensidad de su juego.

La ventaja no aumentaba porque los españoles defendían con rigor y Dani López-Pinedo paraba todos los ataques griegos para demostrar su buen campeonato. El ataque de los mirlos de Gabi Hernández fue un auténtico descontrol sin una clara idea de juego y dejando la responsabilidad de tirar al inagotable Guillermo Molina. El jugador ceutí es el alma de esta Selección y no se arrugó en ningún momento cuando las cosas marchaban torcidas. Con 4 goles puso a España a dos de Grecia y con la posibilidad de igualar el marcador.

Los griegos reaccionaron de nuevo con los tantos de Afroukadis y Mourikis para devolver la renta mantenida durante los 32 minutos de partido. España fue durante todo el partido un muerto viviente que corría de un lado a otro sin alma ni rumbo fijo. Es muy difícil ganar un partido si tu jugador con más corazón y garra se mantiene frío, como es el caso de ‘Chalo’ Echenique que se mantuvo desaparecido en el partido.

El seleccionador deberá recomponer a sus jugadores del duro varapalo contra Serbia e intentar luchar por el séptimo puesto contra una Brasil que fue vapuleada por Hungría (13-4).

Ficha técnica:

9 – Grecia: Flekgas, Mylonakis (1), Fountoulis (1), Afroudakis (2), Delakas (1), Mourikis (2), Vlachopoulos (1) -equipo inicial-, Dervisis, Genidounias, Gounas (1), Kolomvos, Pontikeas

7- España: López Pinedo, Alarcón, Molina (4, 1p), Minguell, Sziranyi, Español (1), Echenique -equipo inicial-, Munárriz (2), Roca, Mallarach, Fran Fernández, Tahull, Iñaki Aguilar (ps). Parciales: 1-0, 2-1, 4-3, 2-3

Árbitros: Boris Margeta (SLO) y Nenad Peris (CRO). Excluyeron temporalmente a los griegos Afroudakis, Fountoulis (2), Gounas (2), Pontikeas (2), Dervisis, Delakas, Mylonakis; y a los españoles Alarcón, Roca, Minguell, Echenique (2), Tahull (2), Munárriz, Mallarach.

Incidencias: Partido de semifinales por los puestos 5-8 disputado en el estadio Acuático del Parque Olímpico.

Recomendar

Comentar